Los hospice son clínicas medicas especializadas en cuidados paliativos, que se ocupan con muchísimo esmero, de cuidar la calidad de vida de personas con enfermedades terminales o crónicas. En Argentina, la principal clínica de estas características es CCP BAIRES, que desde el inicio de la pandemia implementó todos los protocolos de bioseguridad que permiten brindar este tipo de servicios reduciendo cualquier riesgo de contagio.

Es una institución médica conformada por un equipo de profesionales altamente sensibilizados con el dolor y el sufrimiento humano, que se compromete a cuidar con dedicación a personas que sufren enfermedades crónicas progresivas. “CCP Baires es la institución de cuidados paliativos más grande de la Argentina, y se encuentra entre las más grandes de Sudamérica, ofreciéndoles una asistencia de tipo holística orientada a la calidad de vida”, comentó el doctor Silvio Pederiva, médico especialista en Cuidados Paliativos y Director Médico de CCP BAIRES.

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “los cuidados paliativos constituyen un planteamiento que mejora la calidad de vida de los pacientes y sus allegados, cuando afrontan problemas inherentes a una enfermedad potencialmente mortal. Previenen y alivian el sufrimiento a través de la identificación temprana, el tratamiento correcto del dolor y otros problemas, ya sean de orden físico, psicosocial o espiritual. Los programas de asistencia paliativa utilizan el trabajo en equipo para brindar apoyo a los pacientes y a quienes les proporcionan cuidados. Esa labor comprende la atención de necesidades prácticas y apoyo psicológico a la hora del duelo.

Un estudio realizado en hospitales públicos de la ciudad de Buenos Aires halló que unas 60.000 personas se beneficiarían con los cuidados paliativos, pero menos del 10% recibe algún tipo de asistencia paliativa.