Enfermería y Kinesiología

Enfermería

El abordaje de los cuidados paliativos desde el área de enfermería acompaña y asiste, brindando un cuidado sensible al paciente y a su entorno familiar. La atención es integral y activa, siempre con la finalidad de mejorar la calidad de vida del paciente y cubrir todas sus necesidades.
Nuestro enfoque se basa en el concepto instaurado por Cicely Saunders, quien transformó la enfermería: “El dolor total afecta a la integridad de la persona y puede ser visto como la punta de un iceberg, bajo la cual están diversos factores físicos, emocionales, sociales y espirituales intrínsecamente unidos que contribuyen cada uno a la experiencia gélida”.
Un componente indispensable es la ayuda oportuna y eficiente; para ello se consideran diferentes aspectos tales como físicos, emocionales, socioculturales, espirituales y existenciales, donde siempre se tiene como prioridad el bienestar y el respeto por su dignidad, teniendo como premisa permanente a la persona y no al diagnóstico.
Logrando esto mediante una atención personalizada, humanizada, oportuna y eficiente, poniéndonos como meta alcanzar los más altos estándares de calidad.
“Usted importa por lo que usted es. Usted importa hasta el último momento de su vida y haremos todo lo que esté a nuestro alcance, no sólo para que muera de manera pacífica, sino también para que, mientras viva, lo haga con dignidad”. Cicely Saunders.

Kinesiología

La kinesiología en los cuidados paliativos abarca una multiplicidad de aspectos que tienen como eje central la mejora en la calidad de vida de aquellos pacientes y familias que enfrentan el proceso de la enfermedad.
Hacemos foco en la estimulación del movimiento como medio para progresar y/o prevenir el deterioro de la función motriz, estableciendo el desarrollo de objetivos concretos centrados en las necesidades del paciente con el objetivo de promover una mejora en términos de confort físico, emocional y espiritual.
También participamos  activamente en la optimización de la función respiratoria cuando el paciente y su status clínico lo requiere. Finalmente intervenimos en la evaluación y el seguimiento de la función deglutoria, cuyo peso simbólico resulta innegable en relación a la calidad de vida.
La herramienta kinefisiatrica representa una oportunidad para rehabilitar cuando es posible, ayudar y acompañar siempre.